Calcio, clave en la nutrición pecuaria avícola

General 14 de octubre de 2019 Por
Es un nutriente vital para el mantenimiento de varias funciones del organismo como también para la producción de huevos: la integridad de la cáscara es un factor fundamental a ser atendido en virtud de la inocuidad de este producto en la producción de aves de corral.
aad_3697_pablo_oliveri_595

El calcio (Ca) es un nutriente vital para el mantenimiento de varias funciones del organismo así como también para la producción de huevos. En lo que respecta a la calidad del mismo la integridad de la cáscara es un factor fundamental a ser atendido en virtud de la inocuidad de este producto en la producción de aves de corral. 

Este mineral inorgánico es constitutivo del cascarón y a la vez es el elemento predominante en el esqueleto de todos los vertebrados. Posee un rol vital en varias funciones elementales para el sostenimiento de la vida como ser: activación de enzimas, participar como regulador en la transmisión de impulsos nerviosos, posibilitar la coagulación sanguínea, entre otras.

Las cáscaras de huevos de aves, los huesos y los dientes (mamíferos) son sintetizados a partir de la combinación de fibras de origen orgánico combinadas con cristales inorgánicos donde el calcio el fósforo son los macro minerales que se destacan. La misma está presenta de una fase orgánica y otra inorgánica. Químicamente está compuesta de 1,6% de agua, 95,1 % de minerales, de los cuales 93,6% corresponden a carbonato de calcio en forma de calcita, 0,8% de carbonato de magnesio y 0,73% de fosfato tricálcico, y finalmente 3,3% de materia orgánica.

En este sentido el Médico Veterinario del INTA AMBA, Pablo Barbano hace hincapié en  que el conocimiento de esta valiosa estructura aporta datos en relación a tener como premisa: “nunca olvidar el aporte en las raciones de las aves dado que de no ser brindado el calcio en la ingesta las aves lo removerán de sus propios huesos para consolidar el armado del huevo (fisiológicamente, las aves ovulan cada 25 horas) lo que conllevaría a un agotamiento de las reservas del organismo que comprometen la supervivencia de estas”.

En la sangre

El Veterinario cito que hay investigaciones que señalan que el calcio que se deposita sobre la cáscara se obtiene de la sangre, no existe un almacenamiento de calcio en la glándula de la cáscara antes de la calcificación. Al mismo tiempo que la formación de la cáscara implica la exportación de 2 gramos de calcio lo que corresponde a 8 a 10% del contenido corporal de calcio. El 98% de calcio se encuentra en los huesos, pero la participación de estos últimos está limitada por el aporte directo de calcio alimentario absorbido a nivel intestinal. El depósito de calcio en la cáscara (150 mg/h) obliga a la renovación total del calcio sanguíneo cada 12 h por día.

La principal fuente de calcio la constituye la dieta, el intestino participa directa y activamente en la regulación del metabolismo cálcico, dado que la retención intestinal de calcio pasa durante la formación de la cáscara del 40 al 80%.

Por su parte, la Médica Veterinaria Zulma Canet y Técnico Alberto Luis Terzaghi del INTA Pergamino, en su libro “Producción de huevos de campo” expresan que los requerimientos para una ración de postura de aves criadas a piso son los siguientes: Proteínas 16%; Calcio 3,8%; Fósforo disponible 0,33%, Energía metabolizable 2800 kcal;
Metionina + Cistina 0,63%; Lisina 0,73%.

“Para poner en valor estos números y visualizarlos de manera práctica: Cada 100 kilogramos de ración elaborada la dieta formulada debe contener 3,8 kilogramos de calcio. Las fuentes más comunes son la conchilla, la harina de hueso y las propias cáscaras de los huevos que ponen las aves” comentó Barbano

Receta

Una manera interesante de reciclar la fuente de calcio para alimentación de las aves – comenta Barbano - es la siguiente: juntar las cáscaras proveniente del consumo ponerlas en la bandeja del horno y cocinarlas a fuego medio (con este acto se pretende realizar no solo la sanitización  de las mismas sino que también se eliminan las membranas internas de los cascarones, siendo este último un factor importante para prevenir que las aves rompan los huevos en los nidales para el consumo), una vez que se cocinan las mismas (quedan como una porcelana pulida) se retiran del horno dejándose enfriar.

El próximo paso es importante para la conservación y administración. Se procede a pasar por mortero hasta lograr una granulometría similar a la sal entrefina. Así se puede guardar en un recipiente de vidrio y almacenar en ambiente seco fuera del alcance de la luz.

Cuando se decida administrar se puede poner en una tolva aparte en el galpón de libre acceso a todas las aves cuando estas lo requieran.

Te puede interesar