Apoyo internacional para proyecto de aumento de productividad aviar

General 22 de noviembre de 2019 Por
FONTAGRO subsidiará este trabajo conjunto del cual participa el INTA AMBA junto a otros Institutos con foco en la avicultura familiar, a través de la implementación de un modelo agroecológico y la difusión mediante una red de innovación.
avicultura

Un proyecto sobre aumento de productividad aviar elaborado en forma interdisciplinaria del que participan técnicos del INTA AMBA recibirá apoyo internacional del FONTAGRO que es un mecanismo de cooperación para promover ciencia, desarrollo e innovación en América Latina y el Caribe para impulsar la competitividad agropecuaria, el manejo sostenible de los recursos naturales y la seguridad alimentaria. 

Pablo Barbano, veterinario de la Agencia Luján del INTA AMBA, quien forma parte del proyecto, detalla que “la finalidad principal es promover mediante la elaboración de un modelo agroecológico y su difusión mediante una red de innovación el aumento de la productividad de la agricultura familiar aviar”.

Vale destacar que esta propuesta participó de la convocatoria FONTAGRO 2019 “Aumento de la productividad en la agricultura familiar con sostenibilidad, inclusión, y rentabilidad” que fue evaluada y analizada en cuanto a su calidad científica y técnica, así como por su impacto económico, ambiental y social. Inicialmente fueron recibidos 84 perfiles, 24 fueron preseleccionados y finalmente, 5 propuestas resultaron ganadoras y entre ellas el Proyecto "Modelo agroecológico para la coccidiosis aviar". 

“Esto permitirá –agrega el profesional– mejorar la conversión alimenticia logrando una mayor ganancia de peso vivo y un aumento en la producción de huevos de las gallinas ponedoras. Además, validará la experiencia avícola consolidada que poseen los integrantes de esta plataforma, mejorando la vinculación con el medio interior y exterior.”

El estudio también generará nuevas capacidades tanto para los países participantes como para otros países interesados de la región. Adicionalmente este modelo agroecológico, aportará un valor agregado de los productos a un precio
diferencial, coinciden los participantes.

Propósito

El informe afirma que el propósito es generar el conocimiento necesario para comprender la problemática respecto de la coccidiosis aviar que permita el desarrollo de un modelo agroecológico para controlar eficazmente la enfermedad.

Barbano explica que “el modelo agroecológico propuesto comprende el bienestar animal, el manejo sustentable de los recursos naturales y la utilización de probióticos para reducir el empleo de tóxicos sintéticos o fármacos de uso humano que actualmente se utilizan en la producción avícola e impactan negativamente sobre la salud pública, ambiental y productiva”.

Así buscan generar soluciones adaptadas a sistemas productivos de pequeña escala como herramienta de desarrollo en el cono sur, ayudando a la difusión y transferencia del modelo.

En red

Las instituciones de los países participantes (Argentina y Chile) cuentan con experiencia en gestión y ejecución de proyectos, transferencia tecnológica y divulgación científica.

La Fundación ArgenINTA será la institución que dará el apoyo técnico y administrativo al INTA de Argentina que posee capacidades en desarrollo agrario, promoción y manejo de sistemas productivos agroecológicos, tecnologías de procesos, investigación y desarrollo de bioinsumos.

La ejecución del proyecto, explican los técnicos, será sostenible luego de finalizado el apoyo de FONTAGRO ya que los organismos aportan como contrapartida presupuestaria los salarios de sus integrantes.

Entre todos

Es clave resaltar que esta experiencia está integrada por un grupo de expertos en diversas áreas por lo que conforma un plantel interdisciplinario integrado por médicos veterinarios, bioquímicos, químicos e ingenieros agrónomos, tanto de INTA como de Conicet.

El INTA es la unidad de ejecución; la Universidad Mayor y la Universidad de Chile son las unidades co-ejecutoras y la Universidad Nacional de Luján (UNLu) es la unidad asociada.

Participan del proyecto: Investigadora responsable, Anabel Elisa Rodríguez (IP – IPVET- UEDD INTA-CONICET); investigadora asistente, Mariela Luján Tomazic (IP- IPVet- UEDD INTA-CONICET); investigadores con mayor participación, Gisela Marcoppido (IP- IPVet - UEDD INTA- CONICET) y Pablo Barbano (INTA AER Luján).
 
Por el INTA trabajarán: Instituto Patobiología – IPVeT – UEDD INTA –CONICET, Facundo Balbiani, Mirta Castro, Fernando Delgado, Gladys Francinelli, Gloria Jauregui, Claudia Moreno, Gabriel Morici y Javier Schapiro; por Centro de Investigación en Ciencias Veterinarias y Agronómicas (CICVyA), Gustavo Eduardo Kissam, Matias Daniel Richetta y  Diego Franco; por el  Instituto Biotecnología – IABIMO –UEDD INTA –CONICET, Marcos David Trangoni; por la agencia Luján del INTA AMBA, Pablo Barbano; Cecilia Berardo; por la agencia Marcos Paz del INTA AMBA, Leonardo Motta; por INTA Pergamino,  Zulma Canet; por el Centro Regional Buenos Aires Sur (Cerbas), Olga  Rivas; por el Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar (CIPAF)  Andrea Maggio y por el Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar Región Pampeana (IPAF),  Guillermo Kociubinski.

Te puede interesar