Estudian cómo controlar una enfermedad en aves domésticas a través de un modelo agroecológico

General 17 de diciembre de 2019 Por INTA
La investigación busca controlar la enfermedad, en el sector de la agricultura familiar, a través del desarrollo de un modelo agroecológico, que trabajará sobre el bienestar animal y el uso de plantas en lugar de antibióticos.
granja_noa

Se trata de un proyecto, elaborado por investigadores del Instituto de Patobiología del INTA, en Castelar,Buenos Aires, para enfrentar la coccidiosis aviar.

Se trata de una enfermedad que afecta a gallinas y pollos provocándoles diarrea sanguinolenta y enterites, que es una infección intestinal.

La investigación busca controlar la enfermedad, en el sector de la agricultura familiar, a través del desarrollo de un modelo agroecológico, que trabajará sobre el bienestar animal y el uso de plantas en lugar de antibióticos.

La iniciativa cuenta con el apoyo financiero de Fontagro, que seleccionó a la propuesta del INTA entre 84 presentaciones.

Según Anabel Rodríguez, investigadora del INTA Castelar, los estudios incluyen “la búsqueda de la prevalencia de la coccidiosis y su impacto, calculando las pérdidas económicas. Además se efectuará un ensayo experimental para probar modelos con alternativas naturales. ”


Recomendaciones para evitar intoxicación por dioplodiosis

La enfermedad afecta a vacas que se hayan alimentado con maíces contaminados y es provocada por un hongo que puede provocar la muerte de los animales.

El Servicio de Diagnóstico del INTA Balcarce, en Buenos Aires, recomienda el monitoreo permanente de los potreros de animales y de los alimentos.

Joaquín García Lorenzana, del INTA, indicó que “el ganado intoxicado suele manifestar problemas nerviosos, temblores musculares, perturbación y parálisis. Las vacas preñadas que consumen maíces contaminados, especialmente durante el último tercio de gestación, pueden sufrir abortos o el nacimiento de terneros débiles, con signos clínicos nerviosos”.

Si bien la mortalidad puede ser alta, si los animales son retirados a tiempo de los potreros infectados, se recuperan a los 7 o 10 días. 

Los brotes de dioplodiosis se pueden dar entre abril y septiembre, debido a que el hongo encuentra condiciones que resultan ideales para su crecimiento y diseminación.

Te puede interesar