Tips para preparar una cena de San Valentín de último minuto

Recreo! 14 de febrero de 2020 Por
images

Vivimos en una era en la que el tiempo no suele sobrar demasiado, pero también en una época en la que buscamos comprimir dentro de ese escaso recurso que resulta ser el tiempo libre todo lo que podamos hacer en pos de poder disfrutar lo más que se pueda. Esto implica, por ejemplo, tener que resolver todo a último minuto, o bien con muy poco tiempo disponible, razón por la cual cada vez más empresas están recurriendo a convertirse en lo más convenientes posibles, en pos de brindarnos un servicio más útil.

Es que resulta muy incómodo y poco conveniente en la actualidad tener que realizar las actividades como se hacían en el pasado, los tiempos son mucho más vertiginosos y entre trabajo, transporte y demás, muchas veces apenas si tenemos algunas pocas horas al día para disfrutar, claro que nadie pretende pasarla por ejemplo, en la cola de un supermercado, o bien esperando a que terminen de preparar nuestra comida.

Esto lleva a que hoy vivamos en lo que se conoce como la “era de la conveniencia”, en la que los consumidores nos guiamos por aquello que nos brinda un servicio extra para hacernos más fácil la vida. Esto implica por ejemplo, brindarnos la posibilidad de pedir desde la comodidad de nuestro hogar, algo que muchas empresas se negaban a realizar en el pasado, y que ahora se convierte en una obligación para convertirse en más seductores para los clientes.

Cómo planear la cena perfecta

Dicho todo esto, con los recursos en mano, no tendremos problemas en realizar una muy buena cena para esa persona especial en nuestra vida. Antes que nada, tenemos que tener en cuenta los requerimientos dietarios de nuestra pareja, pensar si quizás tiene alguna alergia, si prefiere o no la carne en los platos, y en particular cuáles son los sabores que le generan esa sonrisa que sólo nosotros podemos sacar.

Dicho esto, lo primero que debemos hacer es pensar los platos que vamos a preparar, esto va desde el tipo de ingredientes que utilizaremos, hasta el tipo de vino o bebida que usaremos para acompañarlos. Claro que hoy en día podemos esperar hasta último momento y pedir que nos entreguen a través de delivery de supermercado todo esa misma tarde, o bien planear de antemano todo y pedirlo con un par de días de anticipación (no demasiados días para mantener los ingredientes frescos).

Lo importante para no agobiarse es entender que los platos deliciosos no siempre son los más complejos por ejemplo tratar de imitar a un chef de elite de un restaurante no tendrá sentido, mejor busquemos opciones que sepamos que sorprenderán gratamente a la persona que tenemos al lado, como por ejemplo algo que les recuerde su infancia, o bien pensar en aquellos platos que sabemos le causaron muy buenas sensaciones en el pasado e imitarlos.

Existen muchos sitios que brindan las recetas, así como aplicaciones que nos ayudarán con el paso a paso si nuestras habilidades culinarias no son de lo más avanzadas. Recuerden, no se trata de hacer algo tremendamente complejo, sino de una cena que nos ayude a reconectarnos y a reencender esa chispa que a veces entre la rutina y el cansancio solemos descuidar, ¡a disfrutar! 

Te puede interesar