Productores florícolas diversifican producción para generar ingresos

General 16 de junio de 2020 Por INTA
Con apoyo de la Secretaría de Agricultura Familiar Campesina e Indígena, Ministerio de Desarrollo Agrario de la Provincia de Buenos Aires y del INTA AMBA, cultivan hortalizas de estación debido a la marcada caída de las ventas por la pandemia.
inta_amba_-_entrega_insumos

Un refrán muy popular reza: “Más vale sembrar una cosecha nueva, que llorar la que se perdió”. Es así como 90 familias productoras florícolas de distintas organizaciones sociales de La Plata, Florencio Varela y Berazategui diversifican sus sistemas de producción a través del cultivo y la incorporación de hortalizas de estación como una salida circunstancial que les permita superar la crisis por la pandemia y sostenerse en la actividad productiva en la zona. Reciben acompañamiento técnico, semillas hortícolas diversas y bioinsumos por medio de los equipos de terreno de la Agencia La Plata del INTA AMBA, del Ministerio de Desarrollo Agrario de la Provincia de Buenos Aires, y de la Secretaría de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena de la Nación (Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación).

Camila Gómez, jefa de la Agencia La Plata del INTA AMBA, explica que“es clave el accionar conjunto de los tres equipos de trabajo territorial ya que promueven la presencia del Estado en esta situación de crisis”.

Así se los acompaña en esta circunstancial diversificación productiva con una mirada desde la agroecología para que logren cultivar hortalizas de ciclo rápido para sostenerse en la actividad: “No se está promoviendo la reconversión de productores florícolas a productores hortícolas sino que es una cuestión de coyuntura por la actual crisis sanitaria”, remarca la jefa de la agencia La Plata.

La ayuda consiste en la entrega de semillas de hortalizas de estación (lechuga, acelga, rabanito)que puedan cultivar y vender en un corto plazo. Además se les brinda bioinsumos y asistencia técnica. La propuesta contempla la circunstancial diversificación productiva con estos insumos en el marco de una propuesta de acompañamiento hacia la agroecología para capear la crisis.

Son familias vulnerables que producen con esfuerzo propio y con muy poca infraestructura, generalmente en tierras rentadas, gran parte de las flores que se concentran en los Mercados de la zona. Las mismas pertenecen a distintas organizaciones sociales como MTE, Unión de Trabajadores de la Tierra, Frente Agrario Evita, Unión Renovada, El Guadalquivir, entre otras.

“Se trata de una acción puntual, articulada y compartida con diversas áreas estatales –agrega Camila Gómez–para quienes estaban en situación de abandonar la actividad o de comenzar a labrar algunos nuevos cultivos que no sean flores para lograr un ingreso.”

Diálogo fluido

Para garantizar el acompañamiento técnico se crearon grupos de whatsapp con las distintas organizaciones que mantienen el diálogo fluido con los productores, también se realizan videos para asegurar capacitaciones o el planteamiento dedebates técnicos, intercambio de consultas, fotos o información a través de estos espacios y de las redes sociales.

Se prevé que más allá de la crisis por la pandemia y de esta acción puntual que se realiza, los grupos asistidos y acompañados por las tres instituciones estatales se puedan sostener para lograr un crecimiento en su actividad.

Te puede interesar