Agricultura urbana y gobiernos locales: logros y desafíos futuros

General 20 de agosto de 2020 Por INTA
La Estación Experimental Agropecuaria AMBA organizó un seminario virtual del que disertaron representantes de los municipios de Tigre, Almirante Brown, Morón y Avellaneda sobre la producción de alimentos en este contexto de pandemia.
inta-amba-_agricultura-urbana

En este primer seminario virtual sobre agricultura urbana y gobiernos locales: “Logros y desafíos futuros”, realizado recientemente, el enfoque estuvo en la importancia de la producción de alimentos a partir del COVID19. Disertantes de los municipios de Tigre, Almirante Brown, Morón y Avellaneda contaron las acciones que realizan. La jornada tuvo la bienvenida de Andrés Polack, director de la Estación Experimental Agropecuaria AMBA del INTA, quien destacó que “la complejidad del AMBA presenta un gran desafío, pero también una oportunidad de darle un enfoque a la agricultura urbana tanto desde el autoconsumo como generadora de ingresos y recursos para microemprendedores”. 

La moderación estuvo a cargo de Francisco Pescio, coordinador de Extensión de la Estación Experimental Agropecuaria AMBA y de la Plataforma de Innovación Territorial “Sistemas Productivos Urbanos”, quien indicó que “se generaron reflexiones para que nuevos distritos e instituciones incorporen sus propias estrategias; muchas de las experiencias que, en el proceso completo, han sido exitosas tuvieron en su camino aciertos y errores, y a partir de ellos se logró hacer reflexiones y enseñanzas”.  

Polack agregó que la agricultura urbana es un desafío que está llamado “a resolverse en espacios limitados y a veces sin presencia de suelo, por eso debe abordarse con un enfoque tecnológico y en articulación con los municipios que son 38 en el AMBA más la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”. 

 

Experiencias

Participaron como oradores principales: Carolina López Davio, del Instituto Municipal de Alimentación Saludable y Nutrición de la Municipalidad de Tigre; Sebastian Schianchi del Programa de Agricultura Urbana del municipio de Almirante Brown; Santiago Irurtia, del espacio de agroecología urbana para la Soberanía Alimentaria, Dirección de Políticas Ambientales del Municipio de Morón; y Ricardo Olguín del Centro Municipal de Capacitación en Agricultura Urbana del municipio de Avellaneda.  

López Davio, repasó los inicios del Instituto Municipal de Alimentación Saludable y Nutrición de la Municipalidad de Tigre: “Su creación en 2017 fue porque muchas enfermedades vienen por los malos hábitos de alimentación, por eso trazamos eje con las huertas saludables. También se creó el programa manos a la tierra que se inició con el INTA y que cuenta con talleres, capacitaciones, ferias de intercambios de semillas y plantines para hacer de la huerta una política de Estado para una soberanía alimentaria”.  

“Así en todos los espacios que se pudo –agregó la oradora de Tigre– se realizaron huertas en conjunto con instituciones, organizaciones y vecinos. El centro Comunitario Don Torcuato es un ejemplo muy importante en el que participan y se capacitan hasta 50 colaboradores. La huerta es ahorro y es saber cómo producir nuestros alimentos en forma agroecológica. Además, hasta un 50 por ciento de nuestros residuos pueden reciclarse para compostaje.  En el contexto COVID nos estamos comunicando virtualmente, y hay un vecino responsable que se turna para mantener la huerta, con los protocolos necesarios, para acercar la cosecha a quien lo necesite en el barrio. Incluso se asiste a población de adultos mayores y se le ayuda a mantener la huerta si es que la tiene.” 

A su turno, Schianchi contó que trabajan en huertas urbanas desde el programa de capacitación Huertas Brown que surge como una demanda de la comunidad. Los talleres se realizan en clubes, sociedades de fomento, escuelas, jardines, centros de jubilados de todo el distrito: “Nuestro objetivo es que en cada escuela haya una huerta para una alimentación saludable y a bajo costo. Por esto armamos una serie de talleres en los que se entregan semillas, cuadernillos explicativos básicos para el armado de la huerta. Estos tenían mucha demanda, pero por el momento están suspendidos por la pandemia”. 

“Tuvimos mucha solicitud de semillas por parte de la población. Armamos un grupo de whatsapp que nos cercó a mucha gente que quiere producir alimentos sanos en su casa. El saber lo vamos construyendo a partir de la experiencia de cada uno. Se tocan distintos temas que van desde suelo, plagas, compostaje. Además, desde la Granja Municipal se dicta un curso virtual con una importante receptividad con más de 100 inscriptos. Para la comercialización generamos dos ferias: una en la Granja en Ministro Rivadavia y otra en Adrogué”. Destacó el rol de la Mesa de Desarrollo Rural Almirante Brown (MEDERAB) con el municipio, el INTA AMBA, otras instituciones y productores.  

En este sentido, Irurtia, afirmó la experiencia en Morón que tiene casi 10 años, donde se generaron espacios de reserva y agroecología urbana: “El Proyecto apunta en la dimensión productiva con el armado de un equipo organizado con vecinos. Queremos que nuestro espacio sea el faro centralizador de agroecología urbana. Siempre lo concebimos con una dimensión educativa, con talleres para la comunidad y visitas guiadas, Tenemos una red de huerteros huerteras ahora desde la virtualidad con mucha demanda y convocatoria. Desde el municipio acompañamos la entrega de semillas.  La idea es conformar espacios de intercambios, capacitaciones siempre en redes, con un crecimiento colectivo. Tenemos una mirada ambiental que nos atraviesa y nos articula con la comunidad. Incluso con un chef y escuelas de gastronomía que enseñan cómo cocinar con los bolsones de la huerta agroecológica y los frutales”. 

Finalmente, Olguín recordó que en Avellaneda funciona un centro de capacitación en el vivero municipal con relación la Agencia Avellaneda del INTA. Comenzó como huerta demostrativa y de allí comenzó la propuesta de armar un vivero municipal.  

“En 2014 se lo reconoce al vivero como productor de plantas para uso municipal y como espacio de capacitación de agricultura urbana y de visitas guiadas. Es un centro de capacitación. Allí se dieron los primeros cursos Prohuerta (Ministerio de Desarrollo Social de la Nación / INTA) con mucha demanda. Un éxito. La agricultura urbana también incluye en Avellaneda cultivos en la ciudad, espacios verdes públicos, arbolado y reservas municipales. Incluimos la jardinería en su conjunto, reciclados de residuos, conservación de la naturaleza, calidad de vida, alimentación y salud. Hacemos talleres, cursos, capacitaciones, visitas escolares, cría de lombrices, hidroponías, jardines verticales, podas, árboles frutales, preparados para plagas, amplia oferta de cursos.  Tenemos un aula cocina y demás instalaciones para cursos de alimentación sanas, conservas, dulces… cocina italiana con productos de la huerta. Huerta demostrativa. Monte de frutales y aromáticas.”  

En suma, los oradores coincidieron en lo positivo que resultan las experiencias de agricultura urbana llevadas adelante por estos municipios del AMBA. La importancia de estos espacios para articular tareas conjuntas y lo clave que resulta contar con espacios en común como este tipo de seminarios organizados por el INTA AMBA.    

Te puede interesar