Homenaje, arte y emoción: Estación Juárez Celman inauguró la escultura «La Lucha», en honor a los héroes de Malvinas

General 05 de abril de 2021 Por Prensa Municipalidad Estación Juárez Celman
La obra fue donada por el reconocido artista Guillermo Lotz, para ser colocada en el ingreso al barrio Villa Los Llanos, como parte del espacio urbano que lleva el nombre de Héroes de Malvinas.
Foto 1

La intendenta de Estación Juárez Celman, Myrian Prunotto, inauguró este viernes 2 de abril la escultura «La Lucha» de Guillermo Lotz, en honor a los caídos y veteranos de la Guerra de Malvinas, conflicto bélico ocurrido en las islas del Atlántico Sur en el año 1982, que dejó para los argentinos una herida imborrable y una deuda de gratitud y admiración eterna para con los héroes de aquella gesta.

El acto, que comenzó alrededor de las 18, contó con la presencia de autoridades municipales, provinciales y nacionales, representantes de instituciones militares, veteranos de Malvinas junto a sus familiares, artistas y vecinos en general.

La Intendenta izó la bandera junto a un grupo de sobrevivientes de la guerra, con la melodía del Aurora sonando de fondo, interpretada por la banda de Gendarmería Nacional.

Después de entonar las estrofas del Himno Nacional, los presentes disfrutaron de la actuación del ensamble musical de la Orquesta de Cuerdas, compuesta por Gaspar Tatian (bandoneón), Nicolás Raspo (violín), Cecilia Jiménez (violín), Clara Murúa (violín), Rosario Ocampo (viola), Renata Bonamici (cello) y Leonardo Pedrozo (contrabajo).

A continuación, se sumaron Ana María Tenaglia, quien interpretó un fragmento especialmente escrito para la ocasión, acompañada por Rubén Cirigliano (guitarra) y las bailarinas Eleonora Metral y Samantha Egea.

“El cielo es un caldo rojo cruzado por tajos blancos. Colores sucios vibran en la nieve sucia. El ruido es una inyección en el cerebro. Acurrucado en un pozo de zorro, el soldado Cáceres no tiene miedo. Piensa que la Patria vale la pena, aunque el precio sea el miedo. De pronto es como si le sacaran la inyección, dejándole un hueco doloroso. Un ruido se desprende del ruido. Un manotazo de tierra y nieve sacude al soldado Cáceres. Un silencio gomoso le tapa los oídos. Cuando abre los ojos, el cielo es blanco, hiriente, liso. Y el silencio sigue”, reza el recitado

Acto seguido, las autoridades presentes acompañaron al reconocido artista Guillermo Lotz a descubrir su obra en honor a los combatientes de la guerra del Atlántico Sur, donada por el escultor para ser colocada en el ingreso al barrio Villa Los Llanos, sobre la Ruta 9, como parte del espacio urbano llamado Héroes de Malvinas.

La escultura, de más de siete metros de altura contados desde el pie, está acompañada por una placa que reza la frase: «Somos nuestra memoria, el infinito no tiene olvidos», escrita por el propio artista.

“En este día tan especial para ustedes, para mí y para nuestro país, quiero darles mi agradecimiento a todas las personas que trabajaron en este proyecto extraordinario, a las circunstancias del destino que permitieron que esta obra esté acá y particularmente a todos los juarecelmanenses. Podría haberle puesto cualquier otro nombre, pero “La Lucha” surgió a raíz de lo que fue dándome el trabajo en la escultura, que me llevó muchas horas”, destacó Lotz.

En agradecimiento al destacado y reconocido artista, cuya obra quedará como patrimonio de la ciudad, la intendenta Myrian Prunotto le hizo entrega del riel fundacional, símbolo que se obsequia únicamente a visitantes ilustres en reconocimiento a su trayectoria y por la importancia que implica su presencia para la comunidad.

Luego, Guillermo Lotz hizo entrega de libros con su obra a representantes de las instituciones educativas locales, bibliotecas, excombatientes de Malvinas y autoridades presentes.

También quiso expresar algunas palabras Sergio Martín, veterano de guerra que habló en nombre del grupo presente en el acto: Andrada Aldo, Andrada Ramón, Calcara Luis, Cardozo Daniel, Chauque Orlando, Chiano Oreste, Emparanza Raúl, Flores Gabriel, Godoy Walter, Gutiérrez Vicente, Saldaño Mario y Carreño Daniel.

“Hoy es un día muy especial para nosotros. Nada que festejar, es un día muy triste. Pasaron ya 39 años”, comenzó Martín, quien contó que “el calor de la provincia de Córdoba se mezcló con el frío del sur cuando fuimos convocados. Con sólo dos meses de instrucción, los que éramos alumnos del colegio, allá fuimos, sin saber muchas cosas e ignorando otras. Cada uno defendía la vida del otro y hoy podemos decir que somos todos hermanos”.

Te puede interesar