Nuevas muestras de artes visuales en el Espacio Cultural Museo de las Mujeres

Audiovisual 29 de octubre de 2021 Por Prensa Córdoba Cultura
thumbnail_Alicia Nakatsuka - fragmento 1

Desde el miércoles 20 de octubre quedaron inauguradas las nuevas exhibiciones que propone el Espacio Cultural Museo de las Mujeres. En esta oportunidad Resumen de un sueño se compone de nueve muestras individuales de las artistas María del Carmen Cachin Marusich, Susana Gassmann, Luz Novillo Corvalán, Martha Chiarlo, Agustina Morón, Silvina Sicoli, Alicia Nakatsuka, Concepción Ordóñez y Sara Fernández con textos de Soledad Croce, a partir de las muestras. También se inauguró la muestra colectiva Hablemos, de los artistas Matías Farfán, Juan Coronel y el Colectivo Vihrósica que trabajan diferentes disciplinas como la fotografía, la performance, obras gráficas y escultóricas a partir de la temática del VIH. Las muestras podrán disfrutarse de manera gratuita hasta el mes de febrero en el horario de martes a sábado de 10 a 19.

 

La muestra colectiva Hablemos está a cargo de Matías Farfán, Juan Coronel y el Colectivo Vihrósica, artistas que trabajan diferentes disciplinas como la fotografía, la performance, obras gráficas y escultóricas a partir de la temática del VIH, las relaciones entre las prácticas artísticas y activismos. Esta muestra pretende ser un dispositivo didáctico para iniciar el diálogo y la colaboración entre activismos, museo, centro cultural y comunidad en torno a las vivencias positivas VIH y las demandas actuales. La exhibición intenta ser un dispositivo que trace preguntas, aborde distintos puntos de vistas y argumente desde un lugar más allá de saberes instaurados.

 

Por otro lado, abre la muestra Resumen de un sueño exhibición en la que participan nueve artistas que ocupan las nueve salas del museo, a razón de una exposición individual por sala. Las artistas que integran esta muestra presentan sus exhibiciones con trabajos que incluyen pinturas, instalaciones, bordados, dibujos, textiles, fotografías y cerámicas, entre otras técnicas y objetos. Algunas ideas curatoriales que propone esta muestra: ¿cómo sacar de una imagen muchas más? Una que se pueda contener en una habitación y reproducir en la siguiente o rebalsar en otra. Un cadáver exquisito que fuera montado en un museo en donde cada doblez fuera una sala descompaginada. Un desplegable de nueve caras editado con la lógica de un sueño.

 

Contigo pan y cebolla de María del Carmen Cachin Marusich (instalación de acuarelas y video). Carmen pinta frutos, ramitas, flores, frutas o plantas. Colorea desde la observación directa y al aire libre, copia del natural al interior de su vivienda, del recuerdo o imaginando y recreando las formas antes vistas. Mientras se observan sus acuarelas, Cachin lee, junto a su cabeza de arcilla, textos sobre la vida y la obra de Marcel Duchamp.

 

A veces nos cosemos de Concepción Ordóñez (bordados). Concepción muestra telas bordadas de una comunidad de seres incompletos. Dibuja cuerpos heterogéneos y aglutina con hilos sus formas descompuestas. Incluye las facetas de una existencia de los bordes abiertos y las partículas débiles. Ordóñez borda el destino de una humanidad en partes mutantes. 

 

Cuarenta clases de pintura en clave de amor para una cuarentena de Martha Chiarlo. Martha pinta por afinidad y urgencia. Por correspondencia con el mundo material. Por ansiedad de propagar lo vital y difundir el impulso de los afectos. Como la colorista de una sucesión de escenas en un tiempo de encierro. Usa el Violeta Quinacridona para hacer hondos los lugares, de letal Verde Cadmio que también es el color de la lechuga fresca o Gris Payne de la laguna de Mar Chiquita. Chiarlo deja un inventario de animales y suculentas que componen la escenografía de una naturaleza doméstica.

 

Ecos fantasmas de Agustina Morón (dibujo expandido). Agustina abre en las paredes del museo un pasaje para una criatura salida de un universo personal y mitológico. Estira en la sala su cuerpo arácnido y musical. Peina el pelaje de ese viejo espíritu. Le concede grandeza y ternura a una figura no humana. Amplía las posibilidades de habitar los espacios.     

 

Reloj Araña de Silvina Sicoli (pinturas). Silvina instala en la sala una serie de imágenes y pistas que rotan el sentido del espacio. Diagrama mundos alterados de planos múltiples. Es maga de las formas sublevadas en un sistema hecho de antojos.

 

Cuestión de piel de Susana Gassmann (textil, fotografía, biomateriales). Gassmann monta sobre la pared una idea de altar doméstico de los afectos. Un textil de materialidad frágil, de piel. Sobre el que, a modo de ofrendas, va colocando fotografías, fechas, hilos, biomateriales e imágenes impresas con emulsiones fotosensibles. Con gesto amoroso acompaña el tránsito de la recuperación.

 

Selvática de Alicia Nakatsuka (pintura). Alicia agrupa begonias rojas con orquídeas de oro o bromelias brillantes. Condensa tantas especies en una superficie hasta hacer flotar en la sala una atmósfera subtropical. Crear una escenografía botánica a escala de quien quiera entrar. Transforma fondo en figura para que se haga hábitat exuberante. El pincel de Nakatsuka lo pone todo en foco hasta hacerlo impenetrable. Flora y fauna para una estampa de verano. En la pintura de Alicia hay algo que resuena a maravilla.

 

Apacheta de Sara Fernández (cerámicas y objetos instalados). Con la idea de Apacheta, un montículo de piedras colocadas en forma cónica una sobre otra, como ofrenda realizada por los pueblos originarios de los Andes, Sara distribuye sus personajes hermafroditas y multi especie. Los camufla y divide, yuxtapone a la fragilidad del material el cruce de la emoción y memoria. Les reúne en un festín de entidades amorfas y paganas en una celebración en trance.

 

No te alejes del sitio donde ardías (II) de Luz Novillo Corvalán (óleos sobre papel, retablo de madera, cuadernos). Luz invoca femeninas anatomías vegetales, invoca desde una zona batial. Aviva el magma extinto de las bestias. Enciende con preciosismo el pensamiento indómito. Se acomoda a una cosmología en la que organiza las figuras planas y angulosas de tiempos antiguos. Las imágenes de Luz desprenden la combustión de este tiempo.

 

Durante los meses de octubre, noviembre, diciembre, enero y febrero, se programarán, en paralelo, actividades relacionadas con los diferentes ejes que proponen las dos muestras que inauguran. El Espacio Cultural Museo de las Mujeres (Rivera Indarte 55) puede visitarse de martes a sábado de 10 a 19. Las entradas a las muestras y a los eventos eventualmente propuestos son gratuitas a través del sistema autoentrada.com. Más información sobre los artistas que exponen en: https://cultura.cba.gov.ar/apertura-de-nuevas-muestras-en-el-espacio-cultural-museo-de-las-mujeres/

 

Te puede interesar