Serrezuela da un paso más para erradicar las viviendas rancho.

General 14 de abril de 2018 Por
La pelea es lenta y desigual, pero persigue un doble objetivo: que ninguna persona más siga viviendo en ranchos, y también garantizar condiciones sanitarias y de hábitat mucho más consistentes, para darle pelea al Mal de Chagas, que en la zona es un problema endémico.
Ver galería unnamed (2)
1 / 3 - Plan de erradicación de viviendas rancho - Foto, prensa La Recta

En esta lucha está la Municipalidad de Serrezuela, con su intendente Juan Martín contando las horas para entregar las primeras 5 viviendas construidas, sobre una planificación total de 36 unidades, junto con la Provincia y la Nación.
Todas las casas están en zonas y parajes rurales, distantes entre 5 y 20 kilómetros de Serrezuela, y se sumarán a las más de 120 unidades que ya fue entregando el municipio en el marco de anteriores convenios para la erradicación de ranchos.


“Cuando terminemos este plan, ya nos van estar quedando muy poquitas familias sin su casa. Es un proceso de años, pero estamos cerca de lograrlo”, señala Martín.
Del plan de 36 unidades en marcha, ya hay 20 prácticamente terminadas, a las que sólo les faltan detalles. 
El intendente aclara que en cinco de ellas está trabajando personal del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia para incorporar todo el mobiliario y equipamiento: camas, roperos, colchones.


Las unidades son de 1, 2 y hasta 4 dormitorios, porque se adecuan a las necesidades de cada grupo familiar. También tienen cocina-comedor, baño, techo de chapa, instalación eléctrica y de agua potable. 
Los techos tienen la particularidad de contar con canaletas que recogen el agua y la depositan en una cisterna de 3.000 litros, que mediante una bomba o sistema manual, la eleva al tanque del techo. “Aprovechamos toda el agua de lluvia”, cuenta el intendente.

Martín apura el paso para entregar estas 20 unidades en marcha, para que le liquiden los fondos y materiales para iniciar de inmediato las 16 restantes. La Municipalidad pone mano de obra, hace la dirección técnica y ejecuta las casas.
“Para nosotros, este programa no sólo es importante por la erradicación de ranchos en sí, sino también por la mano de obra que genera. Por cada casa tenemos entre 3 y 5 personas trabajando, y para el pueblo eso es vital”, cuenta.


En Serrezuela están en la cuenta regresiva para inaugurar las casas. Ellos saben, mejor que nadie, que cada rancho que es reemplazado por un techo digno, asegura salud y bienestar a una familia y su descendencia.

Te puede interesar