El arte de estar acompañado por la persona correcta

Opinión 17 de octubre de 2018 Por
Agustin Ghigo, estudiante de Periodismo, nos presenta una nueva nota de opinión en Poné la Pava. Hoy deja de lado el basquet para dejar florecer otros aspectos de su vida.

Hoy he decidido darle un giro a mis intereses al escribír, y este será mi primer artículo que no hable de baloncesto, ni mucho menos de algo deportivo… Pensé en mostrar mis sentimientos para ver si otra persona le ocurre lo mismo, y ¡espero que así sea!

¿No les pasa, que estar con una persona les hace pasar el tiempo tan rápido como un auto de carreras y les parece que los aísla de toda negatividad? Que loco, estos escritos está dedicado a esa persona que SIN nombrarla ya sabe que va para ella. Que sin decir directamente quien es, va a sonreír como a mí me gusta.

Espero que todos podamos tener esa persona “X” que nos haga olvidarnos de todo en al menos 1 minuto de nuestro día a día. Que nos haga dejar todo por un rato y descargarnos con cualquier tema de conversación.

¿Y si ni no la encontré todavía a esa persona? Lo importante es no desesperarse en la búsqueda, yo no la encontré en 17 años, y se metió en mi vida cuando menos creía encontrarla. Es extraño, porque uno, (o por lo menos yo)  encuentro las cosas cuando ya dejo de buscarlas tan intensamente.

¿Qué quiero transmitir hoy con estas palabras? Quiero que sepan apreciar, y darse cuenta de lo positivas que son algunas personas de nuestro entorno y no nos damos cuenta cuanto influyen en nuestro bienestar cotidiano.  Esa persona positiva pueden ser tus padres, tus amigos, tu pareja o quien sea. Lo importante es saber apreciar y agradecer  lo que hace por nosotros.

Me gustaría que sepas distinguir esa persona, y le digas lo importante que es en tu día, agradeciéndole lo positiva que es para vos. Porque hoy, personas positivas son escasas, y tener a una en tu entorno es maravilloso. Porque cuando se van... son irremplazables.

Muchas veces nos damos cuenta cuando perdemos las cosas, y en estos casos muchas veces salimos golpeados. Sepamos aprender a transmitir y ser menos “fríos”. Solo son palabras, no cuesta nada, pero el que las recibe es mucho más que palabras.

Espero les haya gustado, espero no ser el único en sentir esto y espero les cause algo. Esto va dedicado a todas las personas especiales en nuestro entorno y una en especial, que como dije antes, sin decir su nombre, me va a sonreír como a mí me gusta. Gracias por el espacio.

Te puede interesar