CINTIA CASTILLO: PANTERITA EN EL RING, PANTERA EN LA VIDA

Historias 11 de marzo de 2019 Por
Normalmente, en el deporte, solemos contar victorias y derrotas como si de un número suelto y al azar se tratara. Pero la vida del deportista, más en una actividad individual como el boxeo, se compone de miles de pequeñas victorias y muchas más derrotas.
3

El ejemplo vale para una boxeadora, a quien decidimos tomar como ejemplo de lucha y superación en este mes de la mujer: Cintia Gisela “la panterita" Castillo quien tiene un record profesional de 9 victorias, 5 derrotas y 0 empates. Pero hay mucho más en su historia que simples números.

La mujer

Cintia Castillo también da batalla fuera del ring. Es hija, por eso comenzó a trabajar en un frigorífico de muy chica cuando se dio cuenta de que la plata en casa no alcanzaba y ella tenía la oportunidad de dar una mano.

Es una trabajadora. A pesar de boxear profesionalmente, sigue con su trabajo en la administración del frigorífico más grande de Juárez Celman y agradece, a cada oportunidad, a sus jefes que le permiten continuar con sus entrenamientos y le dan el tiempo cada vez que tiene que preparar una pelea importante.

Además, es mamá. “la panterita" tiene una hija de nueve años a quien lleva para todos lados con ella. Reconoce que su hija se crio en el gimnasio pero no reniega de ello, al contrario, es casi una cuestión de orgullo entre madre e hija.

Cintia Gisella “la panterita" Castillo, reúne, en una sola mujer, todo aquello por lo cual las homenajeamos, no solo, un 8 de  marzo, sino todos los días: lucha, amor, sacrificio y determinación.

La boxeadora

Cintia llego a un gimnasio de box, en su caso el municipal de Juárez Celman, luego de que le robaran sus pertenencias en la calle cuando iba hacia su trabajo. Tal vez una situación traumática para muchos, “la panterita" la convirtió en una oportunidad. Una amiga le recomendó que tomara clases de boxeo como un método de defensa personal y ella se enamoró, a primera vista, de los guantes, las sogas, el ring, en fin, del mundo de los puños.

Fue así que comenzó a disputar sus primeros combates a nivel amateur, no sin tener que pasar por el escrutinio del ojo masculino que le recomendaba, constantemente, que “volviera a lavar los platos", aunque Castillo no aceptaba esa máxima que dice que el boxeo es un deporte de hombres.

Castillo reconoce que económicamente, la mujer está muy lejos del hombre. Las chicas cobran entre un 50 a 70 por ciento menos que los varones por igual nivel de competencia, lo que convierte al pugilato femenino en una lucha dentro de un mundo de peleas. Por caso cabe destacar que el entrenamiento y la preparación física es exactamente igual que a la del varón.

Su próximo desafío será la pelea por el título argentino super pluma ante Romina Güichapani el 15 de marzo en Rio Gallegos, Santa Cruz.

Te puede interesar