Roberto Chavero: En Cerro Colorado mi padre aprendió sobre el libro de la tierra

Agenda 22 de marzo de 2019 Por
Atahualpa Yupanqui será la figura central del Congreso Internacional de la Lengua que se llevará a cabo en Córdoba, y su nombre y figura también estará presente en Carlos Paz Rumbo al CILE, en esta ciudad del 23 al 26 de marzo
0O2A8397

Su hijo, Roberto Kolla Chavero, formará parte de estas últimas instancias, cerrando las actividades en la villa el miércoles 26 con un concierto en el que recorrerá la obra de Atahualpa. Además, moderará el panel sobre Pablo del Cerro, el lunes 25 en Parque Estancia La Quinta. Allí, la escritora y artista plástica Isabel Lagger presentará su libro sobre la vida de Paula Nenette Pepín, esposa de Yupanqui y madre del Kolla.

Sobre ésto, Kolla afirma que “Isabel, ha escrito una novela preciosa, increíble, sobre cosas que ella ha percibido más allá de lo que pude haberle contado como datos históricos. Es además un proyecto que tenemos de hacer un homenaje a esa mujer que acompañó a mi padre. Justamente queremos trabajar en la obra de Pablo del Cerro, porque vino con 20 años al país, aprendió a bailar folklore, aprendió ritmos, disfrutaba del folklore porque era una de sus pasiones junto con Beethoven. Mi madre fue fundamental para mi padre, porque además del talento musical, tenía una formación de origen normando, ellos son muy aplicados, ordenados y esto marcó fundamentalmente la trayectoria de mi padre a la hora de acompañarlo en desarrollar su arte”.

La obra y el legado de Yupanqui ha sido esencial en muchos aspectos, incluidas ciertas formas de expresión lingüística que ayudó a difundir. ¿Cree que era fundamental elegirlo como figura central del Congreso de la lengua?

Roberto Chavero: -Revisando videos que tenía de él del 89 y 90, una de las cosas que regresan en sus charlas es la importancia que le daba al uso de la palabra, de la palabra bien usada, colocada justamente. Realmente el buen uso del lenguaje, ha sido para él de una importancia muy grande. Porque inclusive ha rescatado el lenguaje paisano que es lo que se usa mucho en el cancionero folklórico. Había una cultura oral que permitía aún a aquellos que eran analfabetos, expresarse correctamente. Justamente en el cancionero folklórico es en donde generalmente, se usa el buen lenguaje para describir paisajes, situaciones, trabajos, alegrías y tristezas. Por eso creo que el homenaje a mi padre en el Congreso de la Lengua está muy bien enfocado.

En esta posibilidad que tenemos de vivir la previa en Carlos Paz, se homenajeará también a otros poetas, como Castilla, Félix Dardo Palorma y Armando Tejada Gómez por ejemplo

RCh: -La Argentina tiene la suerte de haber sido cuna de grandes poetas de elevada condición literaria y otros grandes poetas que elevaron su arte a las cuestiones que eran de la gente del pueblo. Inclusive yo creo que hoy hay muchos ignorados por la gente porque no se ha hecho una correcta difusión de la poesía en nuestro país, se ignora mucho el trabajo de los escritores que le dieron a nuestra gente la posibilidad de expresarse correctamente a través de las canciones. ¿Cuál es el valor de una vidala o de una milonga o de un estilo del siglo XVIII?, justamente los fundamentos literarios por lo que fueron escritos, no se sabe quién los hizo, pero le dieron la oportunidad a muchos analfabetos a saber hablar correctamente. Es fundamental sostener la actividad poética de todos los tiempos, porque es justamente una contribución a la buena expresión de todos nosotros.

Yo creo que hay que trabajar y dar a conocer estas obras. Cumplir con esos ideales que se declaman, pero no se sostienen con modo sustentable. Son declamaciones, que quedan en eso, entonces yo creo hay que trabajar difundiendo conceptos, ideas, imágenes, lenguajes, para que todos podamos manejar un mismo idioma. Aunque no veamos las cosas del mismo modo, y cuanto más bello y más elevado lo consigamos, mejor para todos

Cerro Colorado

Agua Escondida, la casa que eligió Yupanqui al pie del cerro y a orillas río en Cerro Colorado en el norte cordobés, ha sido su hogar y su refugio. Chavero recuerda el paso de su padre por ese lugar, hoy convertido en Museo.

“Hubo etapas en las que vivió largos periodos y otras en las que por sus actividades se ha quedado sólo algún tiempo. Pero en realidad fue su refugio, en donde buscaba descansar. Un lugar en donde aprendía del libro de la tierra. Yo creo que ese es un libro que todavía no aprendimos a leer. Sobre todo el hecho de vivir en las ciudades, hacinados, y con prisa y sin tiempo para la reflexión y la observación, hace que nos convirtamos en analfabetos del libro de la tierra. Para mi padre fue fundamental transmitir las enseñanzas y todo aquello que concierne a ese libro, a través de sus canciones, sus reportajes, su poesía.

Ir ahí a Cerro Colorado ayuda a entender la obra de mi padre, cuál fue el origen de su obra. La gente lo dice cuando va, llega a Agua Escondida y descubre su propia “agua escondida”, y muchos dicen ahora si comprendo la obra de Yupanqui. Esto forma parte del misterio de la existencia, al que mi padre respetó siempre, el misterio de la vida, el por qué suceden las cosas. Cuando eligió ese lugar hace 60 años, Cerro Colorado eran sólo siete casas, así que realmente la casa era un refugio, tenía ese sentido y el contacto con lo más primitivo de la tierra, el cerro gastado, el rio que corre milenario, el bosque antiguo, ahí uno se encontraba con la verdadera esencia del hombre.

Te puede interesar