Disfrutar de las pequeñas cosas

Historias 09 de agosto de 2019 Por
Una vez, una persona muy importante en mi vida, tocó mi corazón con las siguientes palabras: "Con el tiempo aprendí a disfrutar de las pequeñas cosas."
20190809_173830

Hace unos días me tocó vivir una situación aterradora y digo aterradora porque hoy la vi. La vi en la calle Chacabuco, la vi tan cerca; estaba ahí presente, en el medio de una avenida rodeada de policías, médicos y policías municipales, yacía en un cuerpo sin vida. Hoy logré ver cómo la vida se desprendía de una persona, de un alguien, de un individuo único e inigualable con una historia detrás de sí.

Fue en ese momento cuando entendí de verdad lo que dicha persona me dijo aquella vez, las pequeñas cosas. 

La realidad me golpeó con mucha fuerza esta vez. La frase "la vida es corta" se manifestó sin permiso y con agresividad. Me dejó sin aliento y con una angustia terrible en el pecho sin siquiera saber su nombre ni conocerlo en lo absoluto. Automáticamente llegaron a mi mente pensamientos oscuros y de pura preocupación. ¿Acaso este ser se habría imaginado al comenzar su día esta tragedia?¿Habrá disfrutado de las pequeñas cosas?¿Habrá tenido la posibilidad de decir todo lo que alguna vez deseó manifestar?
Todas aquellas incógnitas retumbando en mi cabeza, millones de frases cliché revoloteando como pájaros en mi interior. Fue allí cuando sucedió, pasó como si nada. Me encontraba en una parada de colectivo observando la desgracia. Ojos vidriosos y en mi alma sonando una y otra vez esas mismas palabras que alguna vez estallaron los vidrios de mi corazón: "disfrutar de las pequeñas cosas"

Disfrutar de lo que el mundo te presenta, disfrutar de las personas con las que coincidimos, del amor correspondido y del no correspondido también. Disfrutar de cosas tan pequeñas y mágicas como una risa, un beso de mamá o papá, de un abrazo de alguien que amamos, de un logro, de un debut, de tener amigos y familia, de tener un techo, de dar todo en una relación, de ser sanos, de poder estudiar y de respirar todos los días. 

Logremos entender que somos instantes, tanto nosotros mismos como los que nos rodean. Disfrutemos de las oportunidades y de la lentitud de lo efímero, que cómo dice la frase trillada: "la vida es muy corta"

Sentí, amá, animate a gritar y decir lo que sentís, lo que te duele. No te atrevas a quedarte con nada para decir. Preocupate por ser buena persona a pesar de todas las adversidades y da todo siempre, porque como me dijo un ser lleno de luz una vez: "las personas siempre te van a recordar por cómo los hiciste sentir y por ser un 20 de persona, y eso no es sólo admirable, sino también intachable y a su vez inolvidable"

Disfrutemos de las pequeñas cosas

Te puede interesar