La Ley para enseñar Folklore en las escuelas del país, tuvo media sanción en el Congreso de la Nación.

General 30 de noviembre de 2016 Por
El Senado de la Nación le dio media sanción al proyecto de ley que garantiza la enseñanza obligatoria del folklore en las instituciones educativas publicas y privadas argentinas.
Aula-Nadal

La votación fue por unanimidad: 63 senadores fueron por la positiva, sin abstenciones ni votos negativos, para aprobar en general el proyecto de ley propuesto por la Academia Nacional del Folklore y sostenido por la senadora Magdalena Odarda, del Frente Progresista de Río Negro.  

“Este es un día histórico para la educación argentina. Vamos a incorporar el derecho a la enseñanza del folklore. No es un proyecto más; este proyecto reivindica la soberanía nacional y el patrimonio de los argentinos. Este proyecto de ley significa reivindicar nuestros valores”  manifestó la Senadora que promueve dicha Ley.

Antonio Rodríguez Villar, el presidente de la Academia Nacional del Folklore, se refirió a este importante hecho: “Estoy emocionado porque el Senado tomó conciencia de la importancia de la enseñanza el folklre en las escuelas, que es el proyecto más importante de nuestra Academia”

“La diversidad, la democracia y la representatividad está dada sin dudas en el folklore”, fueron las palabras de Antonio Tarragó Ros que también estuvo presente durante esta histórica sesión.

Desde 1998 Santiago del Estero tiene su ley. Lo mismo que San Juan. En San Juan no se cumple de manera uniforme, pero sí en Santiago del Estero. En la provincia de Buenos Aires, desde 1983, se creó un cargo en la escuela primaria de profesor de folklore y danza, y hoy hay mil profesores en escuelas bonaerenses. En septiembre pasado la legislatura de Santa Fe ingresó un proyecto de ley para volverlo materia obligatoria. Lo mismo hará Formosa este año.

En Córdoba depende de cada director/a de cada establecimiento, en su planificación anual puede o no dar lugar a la materia. Inglés, computación, Plástica son importantes, si. Pero no enseñar y compartir las raíces, hará que el árbol crezca sin base sólida, y al primer viento vuela para cualquier lado. Basta de estar diciendo, mejor HACIENDO.

Te puede interesar